Delante de las puertas de la ciudad

A pocos pasos del casco antiguo, delante la antigua fortificación del lugar, se inicia una zona de la tranquilidad y apacibilidad con jardines, viejos molinos y terrenos de árboles frutales. Antiguamente crecieron aquí hasta vides.

Por lo demás, Langen tiene un cinturón con innumerables caminos para hacer senderismo y ciclismo por campos, praderas y bosques. Desde todos los lugares de la ciudad se puede acceder a la naturaleza en solo pocos minutos. Los ciclistas, en un tramo circular de 20 kilómetros de largo, pueden explorar el entorno de Langen.

Al sudeste de Langen está situada la llamada Koberstadt. En la extensa zona de bosques pueden verse túmulos de la época glacial temprana (unos 500 años a. C.). El encantador bosque frondoso es una zona de recreo ideal para pasear, montar en bicicleta y a caballo. También aquí se sigue llamando a la caza del jabalí. En el punto de intersección de dos veredas principales se encuentra el Templo Blanco (Weisser Tempel), un lugar de tranquilidad y descanso desde hace más de 150 años.

Una zona de recreo muy popular es el Valle de los Molinos (Mühltal) en el este del término de Langen. Se le llama Valle de los Molinos porque el arroyo Sterzbach que nace allí, impulsó por aquel entonces seis molinos. Uno de ellos, el Merzenmühle, hoy día es un restaurante. Excelentes posibilidades para tomar algo – también a cielo abierto – se tienen en el vecino „Scheuer im Mühltal“ y en otra fonda cercana. Además, en Mühltal un punto de atracción es el lago Paddelteich, en medio de pintorescos paisajes de bosques y praderas.

También los destinos turísticos tales como Odenwald y Bergstrasse, Taunus, Rheingau y Spessart, así como las ciudades grandes tales como Francfort, Maguncia, Wiesbaden, Offenbach y Darmstadt son accesibles bien y con rapidez desde Langen.

Castillo Wolfsgarten (Schloss Wolfsgarten)

En el Bosque Municipal (Stadtwald) ubicado en el oeste de Lancen, radica el castillo Schloss Wolfsgarten (www.schloss-wolfsgarten.de) con su parque. La maravillosa mansión es desde el 1997 residencia del landgrave Moritz von Hessen. Como pabellón de caza, Wolfsgarten fue construido entre los años 1721 y 1724.

El bellísimo Parque del Castillo (Schlosspark) con una superficie de 57 hectáreas (abierto solo en ocasiones especiales) es famoso debido a los gigantescos arbustos de rododendros y la gran cantidad de árboles exóticos, raros. Repetidamente, el visitante encuentra esculturas y pequeñas construcciones tales como puentes sobre el estanque con peces, la capilla de San Bonifacio y la casita de té escondida en el bosque. La Casita de la Princesa, donde jugaba la Princesa Elisabeth - fallecida a edad temprana - y que fue diseñada en el 1902 por el conocido arquitecto del Arte Nuevo Joseph Maria Olbrich, cuenta entre los puntos de atracción principales. 

El paisaje del parque es una composición perfecta de árboles de fronda y de coníferas, de prados naturales, flores, arbustos, rincones acogedores para quedarse, edificios históricos y esculturas, que con sus anchos caminos, fuentes y el estanque está lleno de plantas marinas y de ranas, ofrece variadas vistas y panoramas. Forman también parte un viejísimo roble y una coya gigante californiana. Aquel que entra en el Patio del Castillo tiene la sensación de como si se hubiera parado el tiempo.